fbpx

El papel de la madre de día durante el juego libre

Juego libre

Las madres de día observamos el juego libre de los niños/as sin intervenir

Nuestra presencia les proporciona la seguridad suficiente como para explorar de forma autónoma

Las madres de día somos grandes observadoras del juego de los niños/as. Y es así porque el juego espontáneo que surge cada mañana de ellos/as en el nido nos proporciona muchísima información de su momento evolutivo y de su estado emocional. Nos permite conocerles mejor y conectar con ellos/as.

Nos permite observar posturas, interacciones con los demás, comportamientos. Nos permite ver si es un niño/a al que le gusta concentrarse en su propio juego o se acerca a otro peque y le sigue en su juego.

Con sus gestos y miradas observamos si algo le gusta o, por el contrario, le asusta. Si está cómodo o intranquilo.

Y nuestro único papel en ese momento es estar atentas, a cierta distancia, y sin intervenir.

Nuestra calma favorece su concentración

Por eso, cuando compartimos el espacio en el que ellos escogen libremente su juego, estamos presentes, observando, pero concentradas en una actividad que favorezca que ellos/as también estén más concentrados/as en su juego.

En La Casita de Pez Austral, durante el juego libre del nido, yo permanezco sentada en el suelo rodeada de ovillos de lana y palos realizando cometas mientras ellos/as se concentran en su actividad. A veces se acercan y juegan con la lana. Nos sonreímos. Y vuelven a su juego. A veces me traen un cuento. Interrumpo mi actividad. Se lo leo. Todo surge de forma espontánea, relajada, natural.

Madre de día en el barrio de la estrella

Hacer punto, pintar…

Hay muchas actividades que las madres de día podemos realizar durante el juego libre del niño/a. Tejer o hacer punto es una de ellas. Nos permite estar relajadas, tranquilas, concentradas y siempre con la mirada pendiente de ellos/as.

También podemos pintar mandalas. Esta actividad favorece el clima de calma necesario para que los pequeños estén felices jugando. Sin duda, su modo más elevado de investigación y aprendizaje. Y si piden pintar, entonces surge sacar papel continuo colocarlo sobre el suelo y permitirles experimentar libremente con pinturas.

Juego libre

Pelar patatas, tocar un instrumento…

Hay madres de día incluso que aprovechan este instante del juego libre para cortar las patatas con las que luego cocinarán. O si pelan habas y judías y los peques quieren unirse a la tarea, lo hacen libremente porque así surge en las iniciativas de madres de día. Porque no existe la prisa ni el agobio. Y porque entendemos que es parte de la necesidad innata del peque explorar y querer imitar lo que estamos haciendo.

Otras madres de día aprovechan para tocar algún instrumento bajito. Todo lo que sea crear ese clima de calma necesario que acompañará su ritmo es vital para que todo fluya en el día a día.

No debemos ofrecerles ayuda a menos que nos la pidan

Y por supuesto, no estar encima de ellos/as interviniendo en su juego. Porque eso no favorecerá su aprendizaje. Ni ofrecerles nuestra ayuda para, por ejemplo, hacer una torre a menos que nos lo pidan. O introducir una bola por un agujero. O estar todo el rato pendientes de si eso se hace así o no se hace así, porque al fin y al cabo el modo de hacer será el suyo propio. Y será único.

Si todo lo dejamos a su altura, ellos libremente escogerán su juego y disfrutarán y explorarán sin ayuda.

Acompañamiento respetuoso

Nosotras solo observaremos: sus gestos, sus miradas, su juego, su estado de ánimo, sus balbuceos, sus susurros, su calma… Y por supuesto, intervendremos en caso de que surja algún conflicto entre ellos/as.

Simplemente con estar presentes bastará. Nuestra mirada y nuestra presencia les proporciona la seguridad suficiente como para explorar de forma autónoma. Ellos/as saben que estamos ahí para cuando nos necesitan, por eso están en calma.

Por todo esto, y por mucho más, considero que un hogar de madre de día es la mejor opción para un niño/a en la etapa 0-3 cuando mamá y papá no están.

¿Te ha gustado el post? Déjame un comentario o compártelo con quien quieras. Te estaré muy agradecida 🙂

Comparte El papel de la madre de día durante el juego libre en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Arancha Cuéllar

Periodista, educadora infantil y madre de día en La Casita de Pez Austral. Firme defensora del acompañamiento respetuoso a la primera infancia.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Arancha Cuéllar solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilita los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

No hay Comentarios en El papel de la madre de día durante el juego libre

Como ser madre de dia - Curso Gratis

Abre tu proyecto de madre de día

Entra al curso online y recibirás 4 clases en vídeo.

Pin It on Pinterest