fbpx

Madres de día, regulación vs intrusismo profesional

Las madres de día tenemos una enorme responsabilidad por la población tan sensible a la que atendemos. Por este motivo, debemos ser muy cuidadosas con nuestra labor pedagógica y asistencial y ofrecer un servicio de calidad a esos niños y niñas a los que cada mañana nos dejan sus padres y madres antes de irse a trabajar.

Por eso se torna tan importante el ser una profesión regulada por la administración en todas las comunidades y el estar abiertas a recibir las inspecciones pertinentes. Porque el intrusismo de personas sin titulación ni hogar adaptado a la infancia, que se hacen llamar «madres de día» sin serlo, está a la orden del día y es un verdadero peligro para nuestro colectivo. Sobre esto precisamente hablaban nuestras compañeras de la Asociación de Madres de Día de Madrid en un fantástico reportaje concedido esta semana a la revista De Mamas & De Papas de El País.

No somos «canguros» en casa

Porque la gente que no conoce la esencia de nuestra profesión tiende a pensar que somos «canguros» que simplemente cuidamos a niños y niñas en nuestra casa, y hemos de decir alto y claro que eso no es así ni de lejos.

Las madres de día somos personas tituladas en Magisterio, Educación Infantil, Psicología o Pedagogía.

Nuestra labor va muchísimo más allá de la mera labor asistencial. Ofrecemos un proyecto pedagógico integral a la primera infancia que la sociedad debe conocer. Porque, hoy por hoy, quienes mejor pueden dar cuenta de nuestra calidad son las propias familias que nos eligen convencidas de que somos la mejor opción para el cuidado y la atención de sus bebés.

Cuidemos nuestra profesión y cuidemos a nuestras familias

Que una mamá o un papá te digan lo tranquilos que se van a su oficina sabiendo que dejan a su bebé, su tesoro más valioso, su vida, en las mejores manos, eso, os aseguro, que no tiene precio.

Pero cuando disfrutas de tu trabajo y lo haces con tanto cariño, dedicación y vocación, todo lo demás viene rodado.

El trabajo de una madre de día es un regalo que nos da la vida a diario. Creedme que es para saborearlo y disfrutarlo. Y aunque, obviamente, es un trabajo también duro y cansado, al ser población puramente dependiente a la que atendemos cada día, la satisfacción de poder dedicarte a ella es inmensa. Porque estamos trabajando por y para los niños/as.

Contribuyendo a moldear y modelar esos primeros años de vida tan importantes y cruciales, que son la base sobre la que se asentará su personalidad en un futuro.

¿Sabéis? Desde que soy madre de día jamás volví a sentir esa angustia post vacacional o el síndrome del domingo por la tarde. Porque lo que hago me hace feliz.

Esta profesión es de sembrar y recoger

En mi caso, ahora es cuando yo estoy recogiendo todos los frutos que he sembrado. Porque una vez que te lanzas a crear un proyecto y comienzas con esas primeras familias que confían en ti, tu verdadero trabajo es cuidarlas, porque son un tesoro.

Y en nuestra profesión lo que mejor funciona en cuanto a difusión y es lo que nos ha alzado donde estamos sin apenas publicidad es precisamente el boca a boca. Los testimonios que las familias dejan en tus redes sociales y por supuesto lo bien que hablan de ti en su entorno, en el cole de los hermanitos mayores…

“Arancha es dulce, cariñosa, maternal, muy organizada y controla totalmente tiempos y rutinas: juego libre, fruta, salida al parque, comida (casera, buenísima y muy sana) y siesta (el niño se duerme con ella mejor que con nosotros). La salida al parque no falta llueva o truene. A mí es algo que personalmente me encanta. En fin, que en la casita todo funciona como un reloj. Se nota que a Arancha le encanta ser mamá de día y los niños (y los padres) con ella están muy felices”, Rocío y Nacho

“Nuestro hijo es feliz en la casita de Arancha. Y no nos extraña porque ella es todo amor: cariñosa, respetuosa y sensible con sus ritmos y necesidades. En un entorno tranquilo y seguro, rodeado de sus “hermanos de día”, disfrutando de sus salidas al parque y reponiendo fuerzas con la comida casera que prepara con tanto mimo. Es una tranquilidad para nosotros que nuestro pequeño esté tan bien cuidado”, Merce y Dani

“Llevamos a nuestro hijo a La Casita de Pez Austral desde hace dos años. Arancha lo acogió en su nido con tan solo 5 meses y se adaptó perfectamente. A medida que pasaba el tiempo nos dimos cuenta de que había sido la mejor opción. Arancha es dulce, cariñosa y muy respetuosa con los ritmos y las necesidades de los niños. El clima que se genera en la casa es muy agradable y el ritmo muy tranquilo. Este será el último año de nuestro hijo en la casita y nos da pena que se acabe”, Cecilia y Javi

No hay mejores manos donde dejar a los niños que con Arancha”, Silvia

¿Estos testimonios? Maravillosos. Os lo aseguro.

Comparte Madres de día, regulación vs intrusismo profesional en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Arancha Cuéllar

Periodista, educadora infantil y madre de día en La Casita de Pez Austral. Firme defensora del acompañamiento respetuoso a la primera infancia.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Arancha Cuéllar solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilita los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

No hay Comentarios en Madres de día, regulación vs intrusismo profesional

Como ser madre de dia - Curso Gratis

Abre tu proyecto de madre de día

Entra al curso online y recibirás 4 clases en vídeo.

Pin It on Pinterest