fbpx

El boca a boca impulsa a las madres de día

Madres de día funcionan con el boca a boca

Nuestras familias son nuestras principales embajadoras, las que más nos van a impulsar a través del boca a boca

Como madres de día, es importante hacer una pequeña labor de difusión por nuestro barrio

Para las madres de día el boca a boca es fundamental. Sin duda es lo que, hasta ahora, sin apenas apoyo de las instituciones, nos ha alzado hasta donde estamos, ser una profesión reconocida e incluso regulada en dos comunidades: Madrid y Navarra.

Sin embargo, hay mucho por hacer. Mucho camino por recorrer. Y somos las primeras que tenemos que difundir las bondades de esta profesión sintiéndonos orgullosas de ella.

Hay muchas formas de difundir. Por supuesto es una maravilla salir en los medios de comunicación, pero somos conscientes de que eso no va a suceder todos los días, sino solo cuando hay picos de demanda e interés por la cuestión que sea. ¿Que el Covid19 nos está dando un impulso para ser más conocidas? Sin duda. Pero sin olvidar que siempre hemos sido útiles a todas esas familias que han confiado en nuestra labor muchísimo antes de que existiera esta pandemia.

El barrio, el lugar donde nos movemos

Una madre de día siempre tiene que hacer labor de difusión. La que esté en su mano. Si eres madre de día, seguro que te habrán preguntado muchísimas veces por la calle que… «¡cómo puedes con tantos y tan chiquitines!» Normal, no pasamos desapercibidas. Y lo lógico es que, si no te conocen de nada, piensen que todos ellos son tus hijos/as y te lleguen a decir, como me pasó a mí:

«Ay, mírala qué pobre, ¡mira que haberlos tenido todos tan seguidos! Hija, pero no sé cómo puedes, ¡qué valiente!»

En este punto puedes hacer dos cosas:

  1. Ignorar el comentario y decir: «Sí, sí, soy muy valiente. Gracias por sentir compasión por mí«
  2. O hacer labor una pequeña labor de difusión: «No, no son todos míos. Son de mamás y papás diferentes que han confiando en mí. ¿Qué quien soy yo? Soy una madre de día. Soy una profesional de la educación que atiende a estas hermosuras en su hogar. Y justo, ahora, nos pilla que íbamos al parque. Porque, ¿sabe? nos gusta salir todos los días a jugar con la tierra, las piñas, los palos, las piedras… Y, de verdad, no sienta pena ni compasión por mí. Que no solo no soy pobre por estar ahora así con ellos/as, sino que le aseguro que soy muy afortunada, de verdad. Esta profesión es maravillosa».

Darnos a conocer en el barrio va a hacer que esa persona se lo comente a otra. Y esa otra a otra… y quizás la siguiente vez que nos vea, piense:

«Qué suerte, poder ir al parque cada mañana a disfrutar del aire libre con sus niños/as».

En el mercado, la panadería, la farmacia, el parque…

Muchas veces, de camino al parque, paramos en algún lugar a hacer recados. Y siempre, siempre, la gente se muestra amable con nosotras. Por eso, dejar que se nos vea por estos sitios, también ayuda. Vayamos con los niños/as a veces a la frutería o a comprar el pan. Y dejemos que esas personas mayores nos pregunten, disfruten de la presencia de los niños/as. De verdad que no hay mejor modo de mostrar nuestro trabajo que el que nos vean en el día a día.

Y en el parque seguir con esa labor de difusión. Porque quienes suelen compartir espacio con nosotras: abuelitos con sus nietos, cuidadoras, mamás de otros niños/as… sienten curiosidad y nos suelen preguntar. Y se maravillan de cómo están nuestros peques, felices. Porque los ven cada día. Y esas personas luego se lo comentarán a otras… y quizás esas otras a otras… y a lo mejor algún día, esa mamá que nos ha visto cómo trabajamos en el parque nos llama, para pedir una plaza para su hijo/a cuando ella se incorpore a su trabajo. Porque sin duda la mejor difusión será el ejemplo.

Nuestras familias, nuestros tesoros

Y, por supuesto, el boca a boca más importante es el de nuestras propias familias. Las que han confiado en nosotras para el cuidado de sus bebés. Porque ellas sí van a ser las mejores embajadoras de nuestra profesión. Porque saben que sus hijos/as vienen felices a las casitas a pasar la mañana mientras ellas se van tranquilísimas al trabajo. Porque saben que estamos siempre ahí para lo que necesiten. Que somos personas cercanas, flexibles. Y esas familias, que muy probablemente se queden con nosotras hasta el final, y nos confíen a nuevos hermanitos/as, en un futuro traerán a nuevas familias.

Por eso siempre, siempre, hay que confiar en que esa primera familia llegará. Y cuando llegue, será un tesoro. Porque sin duda, será la llave a seguir difundiendo la profesión.

Pero, mientras, las madres de día también tenemos mucho trabajo que hacer.

Comparte El boca a boca impulsa a las madres de día en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Arancha Cuéllar

Periodista, educadora infantil y madre de día en La Casita de Pez Austral. Firme defensora del acompañamiento respetuoso a la primera infancia.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Arancha Cuéllar solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilita los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

No hay Comentarios en El boca a boca impulsa a las madres de día

Como ser madre de dia - Curso Gratis

Abre tu proyecto de madre de día

Entra al curso online y recibirás 4 clases en vídeo.

Pin It on Pinterest