fbpx

La hora de la siesta en un hogar de madre de día

Como ser madre de dia - La hora de la siesta

No todos los niños/as duermen igual ni a la misma hora

En el hogar de las madres de día atendemos a todos y cada uno de los ritmos individuales

En el tema del sueño de los niños os hablaré desde mi experiencia personal. Ya sabéis que no todos los niños duermen igual ni a la misma hora. Y que no todos se duermen solos. La siesta es lo último que vamos a introducir en un periodo de adaptación y, como siempre, actuaremos sin prisas. Lo mejor es dejarla para el final de la última semana, pues es casi seguro que al pequeño le costará hacerla. Y cuando la introduzcamos, procuraremos que la madre o el padre del peque (o el familiar que esté acompañando el proceso de adaptación) esté ya atento al momento en que se despierte para irle a recoger.

Si tenéis dos o tres niños de la misma edad, es decir, entre los 2-3, sí os podéis plantear que se echen la siesta a la vez, sobre las 13.00-13:30, nada más terminar de comer. Es mi situación de este año. Tumbaditos en el colchón suelen echarse hasta las 15:00 horas, que empiezan a despertarse. Esto suele ser así siempre. Y digo suele porque los niños no son máquinas y a veces pues se espabilan antes por lo que sea: un ataque de tos, un perro ladrando en la casa del vecino…

La cosa cambia con bebés que necesitan siesta de mañana

Pero si en vuestro nido hay un bebé de 1 año o año y medio, lo más probable es que haya necesitado una siesta de media mañana, sobre las 10:30, con lo cual, para las 13:00, seguramente no necesitará aún dormir. Esto es lo que en alguna ocasión ha sucedido en mi nido y por eso es de lo que os quiero hablar.

Es importante crear un clima de tranquilidad a la hora de la siesta, aunque no todos vayan a dormirse a la vez. Con los mayores, intentaremos tener las rutinas del momento previo al sueño bien marcadas: aseo y cambio de pañal después de comer y canciones o un cuento (mejor contado que leído) antes de irse a dormir… e intentar fomentar su autonomía en la medida de lo posible, si bien no todos van a conseguir dormir solitos. En cuanto a los chiquitines, les tendremos junto a nosotras o cerca, donde podamos verlos, aunque no se vayan a dormir en ese momento.

Respeto al ritmo individual

En mi caso, este curso me ha sucedido que la mayor parte del tiempo he tenido mayores (2-3) con lo que se han dormido solitos; eso sí, conmigo dentro de la habitación cantándoles una nana hasta que caían rendidos.

El curso pasado fue diferente, pues tenía un niño autónomo (2-3) conviviendo con dos bebés de 1 año, por lo que era más complicado el que coordinaran su siesta, pues cada cual llevaba su ritmo individual. En este caso, el mayor se dormía solito, en la silla de paseo y cuando estaba completamente dormido, le colocaba con cuidado en su colchón. En cuanto a los dos bebés de 1 año, a uno le solía bastar media hora, y el otro podía llegar a dormir más de una hora. Pero entre las 13:00 y las 14:00 la tónica era hacer juego tranquilo, en ambiente relajante. Usaba luz de luna, telas para hacer masajes y todo con la persiana a medio bajar y la cortina echada. Un momento de gran concentración, favoreciendo la contención y no la expansión.

Un bebé duerme cogido en brazos de una madre de día

No todos duermen solitos

Sobre las 14:00-14:15, el que había dormido menos, empezaba a mostrarse intranquilo y sentía la necesidad de comenzar su siesta. Con ellos no me funcionaba el tumbarlos a la vez en el colchón e intentar que se durmieran solitos. No, porque, en general, necesitaban mis brazos y mi calor. Especialmente el más bebé. ¿Cómo lo hacía entonces? Después de mucho ensayo-error, lo que más me funcionaba era, o bien, intentarlo de uno en uno, es decir, mientras dormía a uno en brazos, al otro lo dejaba en el suelo, o si los dos necesitaban dormir a la vez, lo que hacía es que a uno le porteaba y al otro le mecía en la sillita.

No siempre era el mismo niño al que porteaba, sino que iba probando quien necesitaba más de mis brazos ese día. No os diré que fuera fácil, porque si uno por lo que fuera empezaba a llorar (normalmente el que estaba en la silla), contagiaba al otro y a veces era un momento que se alargaba, pero se acababan durmiendo. Y, a medida que lo hacían, cada uno a su ritmo, los iba tumbando en su colchón. A los más pequeños les dejaba durmiendo en una sala contigua a la del mayor, más que nada porque si se despertaba, así no se espabilan unos a otros.

Cada curso se plantean diferentes situaciones

Con esto os quiero decir que cada curso se me plantean situaciones diferentes y soy yo la que me adapto a sus ritmos y necesidades de sueño. Yo sigo su ritmo tal cual ellos me lo van marcando y no establezco que a una hora fija duerman todos; eso, ni es realista, ni es práctico. Y lo veréis en vuestro día a día. El momento de la siesta para mí es el más complicado del día. Cuando todos los niños del nido tienen la misma edad, es más fácil establecer un horario fijo de siesta. Pero cuando no, pues tenéis que ir viendo qué es lo que mejor os funciona. Por eso siempre digo, que hasta no saber qué edades tendréis en una casita, es mejor no planificar e ir probando lo que mejor funcione.

Si como educadoras os planteáis abrir un proyecto de madre de día, os invito a acceder a mi curso Abre tu proyecto de madre de día, cuyo temario aborda cuestiones todo tipo de cuestiones relacionadas con mi experiencia abriendo un nido de madre de día en la Comunidad de Madrid.

El curso, por cierto, que ha tenido muy buena acogida desde su lanzamiento, está recomendado ya por dos asociaciones de madres de día: la Asociación de Madres de Día de Madrid y la Asociación de Madres y Padres de Día de Castilla y León.

Cualquier duda que quieras plantearme relacionada con mi formación, estaré encantada de resolvértela en info@comosermadrededia.

¡Comparte este post si te ha resultado útil!

Comparte La hora de la siesta en un hogar de madre de día en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Arancha Cuéllar

Periodista, educadora infantil y madre de día en La Casita de Pez Austral. Firme defensora del acompañamiento respetuoso a la primera infancia.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Arancha Cuéllar solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilita los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

No hay Comentarios en La hora de la siesta en un hogar de madre de día

Como ser madre de dia - Curso Gratis

Abre tu proyecto de madre de día

Entra al curso online y recibirás 4 clases en vídeo.

Pin It on Pinterest