fbpx

Madres de día y familias, unidas frente al Covid-19

Las madres de día regresamos a nuestros nidos con nuevos protocolos Covid-19 actualizados

Más que nunca debemos apelar a la relación de confianza con las familias para sortear cualquier circunstancia que pudiera ocurrir en la nueva normalidad

Dentro de una semana, coincidiendo con el arranque del curso escolar en Madrid el 8 de septiembre, reabro las puertas de mi iniciativa de madre de día ‘La Casita de Pez Austral’. Y lo hago con muchísima ilusión, pues desde marzo que se decretó el cierre con el estado de alarma, mi casa ha permanecido cerrada a cal y canto y todo ha sido extraño.

He echado mucho de menos a mis peques. Uno de ellos, por cierto, el primero al que acogí en mis brazos, ya voló del nido sin que hubiésemos podido tener un tiempo de despedida justo y digno. Ha crecido en mitad del coronavirus y la semana que viene comenzará el cole de mayores.

Las circunstancias quisieron que fuese así, una abrupta despedida en mitad de la pandemia, aunque por suerte nos vamos a seguir viendo mucho por el barrio. Pues como siempre digo, el vínculo de la madre de día no sólo se establece con el niño/a, sino también con la familia, con quien ahora me une una amistad, y pensamos seguir viéndonos mucho.

Pero a lo que iba. A la vez que reabro las puertas de mi casa con muchísima ilusión y ganas, tengo que confesar que también lo hago con inmensa incertidumbre y algo de miedo.

Madres de día con hijos/as en edad escolar

Porque, como otras compañeras madres de día, tengo hijas que van al colegio. Y porque lo que me preocupa de verdad es lo que allí suceda. Cada una de mis hijas formará parte de su burbuja de 20 niños/as más profesor y, quien sabe, si en poco tiempo nos llamarán para decir que la cosa se ha torcido y que ha habido algún contagio grupal por la existencia de un asintomático no detectado. Porque así será muy posiblemente en muchas de estas burbujas. Porque, francamente, burbujas de 20 niños/as encerradas en un aula con los calores iniciales de septiembre y sin posibilidad de quitarse la mascarilla durante 7 horas no parece lo más saludable dadas las circunstancias.

Y es una situación que a mí, como madre y como madre de día, me preocupa. Porque lo que allí suceda afectará a mi iniciativa.

Conscientes de que el coronavirus puede cambiarlo todo

Y porque mientras estoy ordenando papeles y rehaciendo contratos para actualizarlos con las circunstancias del Covid-19, me doy cuenta de cómo puede tambalearse todo con esto del coronavirus. Porque son muchos los frentes abiertos en esta situación. El virus, implacable y tantas veces silencioso, parece que puede venir por cualquier lado y siempre hemos de estar preparadas. Y, sobre todo, madre de día y familia, muy unidas frente a él.

Pero está claro que la vida debe continuar. Y que deseo abrir mi iniciativa. Y mis familias, con los dedos bien cruzados, esperan, al igual que yo, que todo vaya rodado como siempre fue y que si por cualquier circunstancia no puede ser así, haya una suficiente flexibilidad como para reconducir la situación de forma lo más favorablemente posible para ambas partes.

A todos los documentos que se nos exigen a las madres de día, ahora hay que sumar todos los relativos al Covid19: nuevos protocolos de actuación en los nidos para prevenir contagios, declaración responsable por la que la familia se compromete a tomar la temperatura del niño/a cada día antes de venir, la nueva herramienta de comunicación por la que se elimina cualquier vía física a la que estábamos acostumbradas… Y por supuesto la inclusión de nuevas cláusulas en el contrato que recojan esta “fuerza mayor” que es el Covid-19 y de la que nadie parece librarse.

Cuidemos, como siempre, la relación con las familias

Por eso, si la relación entre la familia y la madre de día siempre ha de basarse en la confianza y ser fluida y estrecha, en esta situación de nueva normalidad mucho más aún. Porque la empatía y comprensión mutua hará que cualquier imprevisto pueda ser sorteado de forma satisfactoria.

Por eso más que nunca, compañeras, debemos apelar al compromiso mutuo de comprensión y tener más confianza que nunca para que cualquier cosa podamos reconducirla de la mejor forma posible.

Cuidemos por tanto, mucho más que nunca si cabe, la relación con nuestras familias en estos momentos tan delicados. Y hagámosles entender que todo lo nuevo que firmen no es sino por el bien de toda la iniciativa, de todos nuestros proyectos. Porque sigo convencida de que, a pesar de todo, nuestra opción de cuidado a la primera infancia en estos tiempos de Covid-19 es la más segura. Pero también soy consciente de que en cualquier momento todo puede cambiar. Porque así es el coronavirus. Imprevisible. Y cambiante.

Comparte Madres de día y familias, unidas frente al Covid-19 en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Arancha Cuéllar

Periodista, educadora infantil y madre de día en La Casita de Pez Austral. Firme defensora del acompañamiento respetuoso a la primera infancia.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Arancha Cuéllar solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilita los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

No hay Comentarios en Madres de día y familias, unidas frente al Covid-19

Como ser madre de dia - Curso Gratis

Abre tu proyecto de madre de día

Entra al curso online y recibirás 4 clases en vídeo.

Pin It on Pinterest