fbpx

El precio de la matrícula de una madre de día: cuánto, cuándo y por qué cobrarla

Madre de día La Casita de Pez Austral

La matrícula de las madres de día suscita muchas dudas que trataré de resolver en el post que escribo hoy

¿Hay que cobrarla siempre o solo en algunos casos?

¿Cuándo, cuánto y por qué se cobra la matrícula? Es una de las preguntas que más se hacen las personas que tienen en mente abrir un proyecto de madre de día. Generalmente, las madres de día podemos recibir matrículas a lo largo de todo el año, si bien oficialmente el periodo de matriculación suele abarcar desde finales de febrero hasta finales de mayo, cuando la mayoría ya tenemos cerradas las plazas de cara al curso siguiente.

Pero, ¿cuánto y en concepto de qué se cobra la matrícula? El precio, al igual que el de la plaza, lo pone libremente la madre de día, si bien la mayoría de nosotras se mueve en unos límites que suelen corresponder, como máximo, al coste de una mensualidad completa. En mi caso, la matrícula son 450 euros, 100 euros menos que el precio de la plaza. Tal y como ocurre con la tarifa mensual, es un precio del que informamos a Consumo.

Lo que cubre la matrícula

Y, ¿en concepto de qué se cobra la matrícula? La matrícula se cobra por varios motivos:

  1. Para garantizar la reserva de la plaza y evitar que lleguemos al mes de septiembre y la familia nos pueda dejar tiradas justo antes de empezar, si no ha habido un compromiso económico, por pequeño que sea. Así, si ese extremo ocurriera, al menos no daríamos por perdido el mes, ya que la matrícula no se devuelve en ningún caso a la familia que renuncia a la plaza en el momento de comenzar.
  2. Para contribuir a los gastos que conlleva el mantener abierto un proyecto de madre de día: Seguro de Responsabilidad Civil, pago a  autónomos (la mayoría trabajamos por cuenta propia), mantenimiento del extintor, gastos en materiales fungibles y no fungibles…
  3. Para ‘cubrir’ el mes de agosto, cuando el proyecto continúa abierto, con todos los gastos que ello conlleva (autónomos, seguros…) y  al no trabajar con los niños/as no tenemos ningún ingreso.

¿Y si el curso está a punto de finalizar?

Pero, ¿qué ocurre si una familia está interesada en matricular a su bebé en un curso que ya está a punto de finalizar? Imagina que una familia llega a finales de mayo y está interesada en comenzar de forma inmediata para el tiempo que queda (junio y julio). En ese caso, ¿también ha de pagar la matrícula?  Lo que yo recomiendo en este caso es no cobrar la matrícula del presente curso, o, en todo caso, cobrar un precio muy bajo, pero sí garantizar completa la del curso siguiente si quiere mantener la reserva de plaza de cara a septiembre.

En el caso de que la reserva de plaza se produzca a partir de enero, para el curso de enero a julio (inclusive) entonces sí, mi recomendación es cobrar el 100% de la matrícula, si bien hay madres de día que optan por cobrar tan solo la mitad.

Perdonar la matrícula puede acarrear consecuencias

En definitiva, no es un tema baladí el de la matrícula y ‘perdonarla’ es algo que nos puede pesar a la larga, sobre todo si nos enfrentamos a un mes sin ingresos o si de repente al comenzar el curso, el hecho de no existir un compromiso económico da libertad a la familia de cambiar de opción en el último momento. En ese caso, es una faena que nos dejaría completamente indefensas.

Cuando tienes experiencia con un proyecto de madre de día abierto, pueden venirte situaciones de todo tipo y muchas veces es el sentido común el que nos guiará en tomar la decisión más conveniente.

Si a mí me llega una familia un viernes para comenzar el lunes siguiente, ¿cobro la mensualidad y la matrícula? Mi respuesta es ‘depende’ en este caso. Si la familia me interesa mucho y sé que el desembolso de casi mil euros le va a suponer un impedimento, probablemente no la cobre o cobre algo muy simbólico. Por eso, cada cual, en la situación en la que esté debe decidir qué es lo mejor y más conveniente.

Si quieres abrir tu proyecto de madre de día, conoce mi curso online

Ojalá te haya ayudado con este nuevo post. Ya sabes que, si tienes en mente abrir un proyecto de madre de día, puedes contar conmigo para ser tu guía. Aquí puedes encontrar toda la información del curso online que te ofrezco. Un curso al alcance del bolsillo y que puedes hacerlo a tu ritmo, desde casa, cómo y cuándo quieras.

Si consideras que lo que escribo te ayuda, agradeceré que me compartas en tus redes sociales para que llegue a mucha más gente y pueda seguir alimentando con mi experiencia este blog.

Gracias por seguir ahí.

Comparte El precio de la matrícula de una madre de día: cuánto, cuándo y por qué cobrarla en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Arancha Cuéllar

Periodista, educadora infantil y madre de día en La Casita de Pez Austral. Firme defensora del acompañamiento respetuoso a la primera infancia.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Arancha Cuéllar solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilita los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

No hay Comentarios en El precio de la matrícula de una madre de día: cuánto, cuándo y por qué cobrarla

Como ser madre de dia - Curso Gratis

Abre tu proyecto de madre de día

Entra al curso online y recibirás 4 clases en vídeo.

Pin It on Pinterest