fbpx

La Casita de Pez Austral, mi proyecto de madre de día en Madrid

Abrir un proyecto de madre de día en tu hogar es una magnífica opción para desarrollarte profesionalmente, si ya te dedicas al ámbito de la educación infantil

Mi proyecto de madre de día, La Casita de Pez Austral, nació en 2018 y quiero enseñártelo en este post

Hoy quiero contarte que abrir un proyecto de madre de día y cumplir el sueño de dedicarte a atender a la primera infancia en tu hogar es posible. Y por eso te presento mi espacio, La Casita de Pez Austral, en el barrio de la Estrella de Madrid.

Un proyecto que abrió sus puertas en 2018 pero que comenzó a gestarse años atrás, cuando comencé a formarme para empezar una nueva vida como madre de día que nada tenía que ver con la anterior. Viniendo de otra profesión no lo tuve nada fácil, pero mi vocación y mis ganas no podían frenar ninguna ilusión de las que yo tenía y si sabía que era posible para otras personas, ¿por qué no también lo podía ser para mí?

Mi hogar es donde habito y está impregnado de mi alma

Como ves, nunca me planteé eso de: ¿mi casa servirá para abrir un proyecto de madre de día? Porque al final, tu casa es tu hogar, y tu hogar está impregnado de tu alma. Y si tu alma tiene esa vocación de trabajar con la primera infancia, adaptar el hogar no es el problema, aunque obviamente el espacio tiene que reunir una serie de requisitos para poder abrirlo a los niños y niñas de 0 a 3.

Y sí, mi casa claro que valía, pero quiero mostrarte que, al fin y al cabo, mi casa es una casa normal, que simplemente he adaptado y he moldeado de forma segura para ellos y ellas. Pero no parece ni mucho menos una guardería, que es lo que mucha gente puede pensar. Ni está recargada de juguetes. Tiene luz, color y, lo más importante, sigue pareciendo un hogar cálido y confortable.

https://comosermadrededia.com/curso-gratis/ https://comosermadrededia.com/curso-gratis/

Este es nuestro espacio de juego libre

La Casita de Pez Austral tiene una habitación destinada exclusivamente al juego libre de los niños y las niñas. Cuando los peques no están en el nido, la utilizan mis hijas, cuyos juguetes los tengo en altura puesto que contienen pequeñas piezas.

En un mueble modular tenemos poquitos juguetes de madera que ellos pueden libremente alcanzar, ya que están a su altura. También unos cuantos cuentos sencillos, puzzles y un cajón con marionetas y animalitos de dedos.

Nuestra cajita de música contiene instrumentos variados que nos permiten experimentar con diferentes sonidos. Cada cual coge el que quiere y monta su propio concierto.

La cocinita ocupa una parte importante del juego. Los mayores juegan a ser cocineros desplegando el inicio del juego simbólico, mientras que los más chiquitines se divierten explorando, metiendo y sacando sartenes, abriendo y cerrando las puertas…

En diversas cestitas de ganchillo guardamos materiales de la naturaleza y objetos de la vida cotidiana (pinzas de la ropa, un mortero, cucharas de madera…) con los que exploramos libremente cada día en nuestro cestito de los tesoros.

En definitiva, es una habitación llena de luz natural y color que permite el juego relajado y la tranquilidad de sentirnos en un espacio cálido y seguro.

Madre de día en La Casita de Pez Austral https://comosermadrededia.com/curso-gratis/

Aquí almorzamos y comemos

En un rincón de la cocina tenemos nuestra mesita y sillas bajitas para comer. Como ves, la vajilla que usamos es normal, de cerámica y cristal, la misma que usamos los adultos. Cada uno tiene su sitio en la mesa y siempre después de comer, todos ayudamos a recoger y a limpiar con un trapito.

Para comer, cada mañana cocino lo que toca en el menú. Toque lo que toque, siempre se trata de alimentos sanos, equilibrados y con los nutrientes necesarios revisados por nuestra compañera nutricionista.

Madre de día en La Casita de Pez Austral Madre de día en La Casita de Pez Austral

Nuestro espacio de aseo

Para el aseo, he adaptado el bidé para que los peques alcancen a abrir el grifo y puedan lavarse las manos y la carita de forma autónoma. Tres toallas a su altura facilitan el que yo no tenga que intervenir prácticamente para nada.

Los que ya están preparados para comenzar a controlar esfínteres suben al wc con ayuda de un escalón.

Madre de día en La Casita de Pez Austral Madre de día en La Casita de Pez Austral Madre de día en La Casita de Pez Austral

El cambiador, una colchoneta sobre el suelo

En la misma habitación del juego libre, tenemos el cambiador, que consiste en una simple colchoneta que bajamos y colocamos en el suelo a la hora de cambiar. Justo al lado, hay una perchita para cada uno de los niños, donde colocamos los pañales, las toallitas, las cremas varias y las ropas de cambio de cada uno de ellos.

Madre de día en La Casita de Pez Austral

Nuestra terraza donde cuidamos las plantas

La Casita de Pez Austral está abierta prácticamente entera a la exploración de los niños y niñas. Y sin duda este es uno de los rincones más preciados. En la terracita cuidamos las plantas que regamos cuando toca y observamos cómo el viento mece las copas de los árboles y nuestras cometas de colores.

Madre de día en La Casita de Pez Austral

Aquí es donde descansamos a la hora de la siesta

Como ves, yo no tengo cunas. Para dormir utilizamos colchones bajitos que desplegamos en el mismo lugar donde desarrollamos el juego libre cada mañana. Eso sí, creamos una atmósfera adecuada que nos invite a la relajación. Bajamos la persiana y les cuento un cuento bajito antes de dormirse. Mientras lo hacen, les canto nanas hasta que lo consiguen. ¡Demasiada fuerza desplegada durante el día!

Al despertarse, los colchones son fácilmente apilables en el canapé de una de las camas de mis hijas.

Madre de día en La Casita de Pez Austral

El paseo al parque, un camino lleno de emociones

Porque sí. Gastamos mucha energía. Cada día hacemos salida al parque Roma, que lo tenemos a 5 minutos de casa, aunque a nuestro ritmo, el paseo puede durar muchísimo más. Y no nos importa. Asumimos que es una parte importante de la jornada y nos tomamos nuestro tiempo para ir a nuestro ritmo.

Saludamos a los abuelitos que pasean a su perro, hacemos recados en la farmacia, compramos el pan…

https://comosermadrededia.com/curso-gratis/

¡Y aquí desplegamos toda nuestra energía!

Y, aquí, en el parque Roma, nos solemos juntar cada día con los niños y niñas de otras madres de día de la zona. ¡Una auténtica escuelita al aire libre! Jugamos con la tierra, observamos bichitos, desplegamos nuestra energía subiendo y bajando rampas, tirándonos por el tobogán, explorando rincones… ¡teniendo contacto con la naturaleza incluso los días de lluvia!

A veces somos valientes y también vamos un poquito más lejos: al Retiro, que está a unos 15 minutos andando desde casa.

Madre de día en La Casita de Pez Austral Madre de día en La Casita de Pez Austral Madre de día en La Casita de Pez Austral

Un proyecto donde los niños y niñas son felices

Sin duda, en La Casita de Pez Austral, como en general en todos los hogares de madres de día, los niños y niñas son felices. Y en la etapa que están, de los 0 a 3 años, pilar básico de lo que será su vida en el futuro, es lo único que tienen que ser: felices. Desde luego ellos no saben lo que es el estrés de madrugar y tener que ir a un espacio más frío. Al fin y al cabo están en un segundo hogar con su madre de día. Su persona de referencia. Su vínculo cuando mamá y papá no están. ¿De verdad no es maravillosa esta propuesta de educación para la primera infancia?

Nuestra profesión, la de madre de día, aún es muy desconocida en España, si bien en países del entorno europeo está validada como la primera opción de cuidado para la etapa 0-3. Pero poquito a poco estamos dando pasos importantes para la difusión de la misma y cada vez se nos conoce más. Ahora falta que, al igual que sucede en Madrid y Navarra, las autoridades también se den cuenta del sentido de la propuesta que ofrecemos y nos amparen bajo un marco legal, pues muchas veces el problema con que nos encontramos es que la falta de regulación hace que aún no seamos la primera opción para las familias.

Y sin duda, el boca a boca funciona. Quien nos conoce, nos recomienda. Eso es así.

¿Te ha gustado mi espacio de la casita? ¡Déjame un comentario! Me encantará leerte. ¿Te gustaría abrir las puertas de tu hogar al cuidado de la primera infancia? Conoce mi curso online que he creado para ayudarte.

¡Está recomendado por la Asociación de Madres de Día de Madrid!

Sí. Trabajar siendo feliz es posible.

Comparte La Casita de Pez Austral, mi proyecto de madre de día en Madrid en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Arancha Cuéllar

Periodista, educadora infantil y madre de día en La Casita de Pez Austral. Firme defensora del acompañamiento respetuoso a la primera infancia.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Arancha Cuéllar solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilita los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

No hay Comentarios en La Casita de Pez Austral, mi proyecto de madre de día en Madrid

Como ser madre de dia - Curso Gratis

Abre tu proyecto de madre de día

Entra al curso online y recibirás 4 clases en vídeo.

Pin It on Pinterest